Las imágenes en 3D son la base de la infoarquitectura. Las maquetas, en 3D, son unas herramientas fundamentales en los proyectos arquitectónicos. Y las impresoras 3D ayudan mucho a la hora de construir piezas de maquetas o incluso en la construcción de una vivienda. Aunque las tres dimensiones tengan un gran peso en la arquitectura, también se utiliza en otros sectores más curiosos, donde parece que el 3D no tendría cabida. ¿Quieres saber cuáles? Sigue leyendo.

El 3D se va al espacio

Raúl Polit-Casillas es ingeniero de sistemas de arquitectura espacial. Pero lo que hace que tenga un hueco en este post es lo que ha creado para la NASA. Se trata de un tejido metálico que se puede elaborar en el espacio con impresoras 3D. Su finalidad es fabricar trajes espaciales y elementos para las naves, además de piezas y herramientas útiles para mejorar el descenso de las naves. Crear telas de fibras en el espacio resulta bastante complicado. Por eso, este ingeniero ha creado un tejido metálico hecho a base de acero y titanio, que asegura que bien podría usarse como “armadura”. Según explicó a la agencia Efe, “refleja la luz en una cara y se constituye como un radiador térmico en la otra, aumenta su superficie específica, es capaz de adaptarse prácticamente a cualquier geometría y finalmente resiste las tensiones en el plano del tejido”.

La impresión 3D a nuestros pies

Son varias las marcas que han decidido implantar la tecnología 3D en el diseño y fabricación de zapatillas de deporte. Hace dos años, Adidas ya presentó las zapatillas del futuro, hechas íntegramente con impresoras 3D. Si se piensa bien, esto podría suponer un gran avance en cuanto a comodidad. Se podrían hacer plantillas y suelas personalizadas para cada cliente sin que requiera un desembolso mucho mayor.

Tarjetas de visita muy originales

En la actualidad, los softwares de edición y diseño gráfico son indispensables para el branding. Crear un logotipo y una identidad corporativa sin estos programas es ya impensable. Además, cada vez más se utilizan logotipos con movimiento o en 3D para las webs corporativas.

Para las tarjetas de visita, cada vez hay que ser más creativos. La clásica tarjeta con un fondo blanco y el nombre de la empresa ya es aburrida y no llama la atención de los clientes. Una idea muy original es hacer figuras impresas en 3D, como lo hizo la agencia holandesa Resoluut. Esta empresa sustituyó las clásicas tarjetas por figuras que representaban a los diseñadores gráficos que trabajaban en ella.