En un post anterior hablamos del futuro de las proyecciones en 3D, donde las gafas serán prescindibles. Y en esta ocasión, traemos una tecnología que bien parecería cosa de magia, pero que ya está comercializada y puede usarse. Se trata de los materiales electrocrómicos. Este avance permite que la infoarquitectura sea aún más sorprendente, además de los usos que se le puede dar en negocios y edificios.

¿Qué son los materiales electrocrómicos?

Se trata de vidrio, plástico o vinilo que se vuelve transparente u opaco con solo pulsar un interruptor. Esto se produce por su composición. Por ejemplo, el cristal inteligente se constituye por dos capas de vidrio en cada parte exterior y, entre ellas, hay varias capas de materiales transparentes. Estos últimos están conectados a una fuente de electricidad y, cuando se aplica tensión, la corriente los vuelve opacos.

Lo mejor para terminar de comprender el funcionamiento es verlo con nuestros propios ojos, así que en este vídeo podemos ver lo último en esta tecnología: los vinilos electrocrómicos.

¿Para qué se usa esto?

Para la arquitectura es un avance muy importante, ya que con ventanas de este material se puede ahorrar mucha energía. No sólo se controla la luz que pasa a través de la ventana, sino que se regula la temperatura del interior de un edificio. También puede resultar muy útil en las oficinas, sobre todo en las salas de reuniones, donde a veces se precisa de algo más de intimidad. Con ventanas como esta, solo se necesita pulsar un botón y ya no se podrá ver nadad a través de ella.

Pero lo que nos interesa a nosotros es el potencial de estos materiales para las exposiciones. Con un vinilo como el del vídeo, las presentaciones de infoarquitectura son mucho más impresionantes. Las infografías en 3D se asemejan más a los hologramas. Con esta tecnología captar la atención de los clientes e inversores se vuelve una tarea fácil.

Además, para los escaparates puede funcionar muy bien. En las inmobiliarias se puede aprovechar la luz del día para mostrar maquetas de construcciones y, al anochecer, volver el cristal opaco para proyectar en él infografías de nuevos proyectos de construcción y viviendas. Es interesante instalarlo en cualquier tipo de tienda física, ya que es un reclamo para el público y mejora la imagen de marca, haciéndola más innovadora y tecnológica.