No existe una única forma correcta de publicitar los productos y servicios de una empresa. Los métodos efectivos para cada sector y cada empresa deben compararse ponderando cada ventaja y desventaja. Dentro del sector inmobiliario se han venido utilizando gran diversidad de estrategias de marketing: Internet, la prensa escrita, las revistas especializadas, las ferias del sector, el marketing directo, los patrocinios…

Ventajas de la valla publicitaria con infografía 3D

El diseño de las vallas publicitarias se ha transformado en los últimos años. Si nos referimos a la publicidad en el sector inmobiliario, las vallas publicitarias son unas buenas aliadas a la hora de promover nuevas viviendas. Si se elaboran con infografías 3D, o se proyectan renders del interior del edificio, el éxito estará asegurado. Las ventajas más notables de las vallas publicitarias consisten en:

– Su visibilidad: se colocan en calles y avenidas muy transitadas, garantizando que la publicidad será vista a diario por cientos de personas. En la valla publicitaria se mantiene la misma imagen durante periodos largos. Se añade el hecho de que los transeúntes suelen realizar los mismos recorridos a diario, por lo que el contenido publicitario queda fijado de manera más permanente. De esta forma, la marca se va quedando grabada en la memoria de los viandantes.

– Colocación personalizada: las vallas publicitarias se pueden colocar estratégicamente donde haya más clientes potenciales para nuestra empresa. Se puede llegar a zonas rurales mediante vallas aéreas.

Las vallas y la cartelería exterior son perfectas para plasmar mensajes en imágenes como las infografías en 3D, ya que el promedio de visionado es de unos tres segundos. Provoca una gran notoriedad de las empresas que las utilizan, generando una buena imagen de marca. Se recomienda la valla publicitaria para información general de la empresa y publicidad de la marca, algo menos con promociones o productos temporales.

Actualmente, las vallas interactivas van tomando relevancia en el mercado del marketing y la publicidad. En ocasiones, el cliente puede interactuar con ellas, lo que nos asegura la participación del usuario.

Existen diversos tipos de vallas publicitarias dependiendo de las necesidades

– Nacionales: se crea un circuito para alcanzar a la mayor parte de la población, en las ciudades más importantes del país.

– Local: diseñadas para obtener cobertura inmediata y altos niveles de frecuencia en el área geográfica seleccionada.

– Target: son circuitos estratégicos seleccionados según el cliente potencial de la empresa que publicita.

– Estacional: son circuitos de extensión media para optimizar la inversión y se pueden combinar o no con la target.

– Monopostes digitales: gran visibilidad, dinamismo e inmediatez del mensaje.

– Larga duración: si se requiere presencia permanente, crear marca, señalizar el negocio, crear tráfico hacia el punto de venta y aportar proximidad entre negocio y cliente.

En el sector inmobiliario, lo más habitual es decidirse por vallas de carácter local o para un target definido. Sobre todo si se trata de la promoción de nuevas viviendas.

La publicidad del sector inmobiliario debe convertirse en original y personalizada. Debe llegar al público potencial, para lo que ciertos medios tradicionales como las vallas publicitarias van a seguir teniendo éxito en la captación de clientes. Aunque siempre añadiendo la última tecnología. Las vallas interactivas o que proyecten vídeos son la mejor forma de atraer a los usuarios y la mejor forma de presentar un nuevo producto.