A veces nos imaginamos cosas que nos costaría visualizar en la realidad. Un edificio con formas imposibles, un animal extraño digno de algún mito griego… Pues bien, existe una manera de darles vida a todas esas visiones: la infografía en tres dimensiones.

La infografía en 3D ofrece la posibilidad de crear imágenes y animaciones que llegan a engañar al ojo humano. En realidad se trata de un dibujo realista, que hace pensar que lo que se tiene delante es una foto o una grabación de una escena real. Gracias a esta tecnología se puede crear cualquier tipo de proyecto antes incluso de su fabricación.

La representación en tres dimensiones de cualquier trabajo es muy útil para corregir errores, saber qué puede ser factible o qué puede quedar mejor. ¿Os acordáis de los Sims? Sí, el juego en el que había que construir una casa para poder empezar a jugar. Es algo parecido a ser un infografista. Crear la forma del edificio con las paredes y las verjas; poner puertas, ventanas y todo el mobiliario para que el personaje pueda empezar a hacer vida.

Es en ese aspecto, en la construcción y la arquitectura, es donde resulta más útil el uso de estas infografías. Si se cuenta con los conocimientos y el software apropiado, puede ser la mejor herramienta para presentar un proyecto arquitectónico. Entre sus ventajas está la rapidez; se tarda menos en hacer una infografía que en construir una maqueta. También es más fácil presentar un diseño realista antes que unos planos casi ilegibles.

Sin embargo, el uso de las infografías 3D no está enfocado solamente a la arquitectura. Resulta una herramienta muy útil en campos como el diseño industrial, los planes de urbanismo, o incluso en el ámbito de la comunicación, ya que esta tecnología facilita la exposición de ideas y proyectos de cara a un público inexperto.

Otro de los sectores donde nos encontramos este tipo de gráficos es en el cine, tanto en las películas de animación como en las tradicionales. A veces vemos el making off de una película y aparecen los actores con un fondo verde, a eso se le llama croma y sirve para añadir una imagen de fondo creada por un ordenador. Otro lugar donde están presentes los diseños 3D de forma íntegra es en los videojuegos, donde cada vez se presentan unas imágenes más realistas.

En las próximas entradas abordaremos más a fondo los usos de la infografía 3D en distintos ámbitos. ¡Al loro, que es interesante!