Archives for mayo 2017

El 3D más allá de la infoarquitectura

Las imágenes en 3D son la base de la infoarquitectura. Las maquetas, en 3D, son unas herramientas fundamentales en los proyectos arquitectónicos. Y las impresoras 3D ayudan mucho a la hora de construir piezas de maquetas o incluso en la construcción de una vivienda. Aunque las tres dimensiones tengan un gran peso en la arquitectura, también se utiliza en otros sectores más curiosos, donde parece que el 3D no tendría cabida. ¿Quieres saber cuáles? Sigue leyendo.

El 3D se va al espacio

Raúl Polit-Casillas es ingeniero de sistemas de arquitectura espacial. Pero lo que hace que tenga un hueco en este post es lo que ha creado para la NASA. Se trata de un tejido metálico que se puede elaborar en el espacio con impresoras 3D. Su finalidad es fabricar trajes espaciales y elementos para las naves, además de piezas y herramientas útiles para mejorar el descenso de las naves. Crear telas de fibras en el espacio resulta bastante complicado. Por eso, este ingeniero ha creado un tejido metálico hecho a base de acero y titanio, que asegura que bien podría usarse como “armadura”. Según explicó a la agencia Efe, “refleja la luz en una cara y se constituye como un radiador térmico en la otra, aumenta su superficie específica, es capaz de adaptarse prácticamente a cualquier geometría y finalmente resiste las tensiones en el plano del tejido”.

La impresión 3D a nuestros pies

Son varias las marcas que han decidido implantar la tecnología 3D en el diseño y fabricación de zapatillas de deporte. Hace dos años, Adidas ya presentó las zapatillas del futuro, hechas íntegramente con impresoras 3D. Si se piensa bien, esto podría suponer un gran avance en cuanto a comodidad. Se podrían hacer plantillas y suelas personalizadas para cada cliente sin que requiera un desembolso mucho mayor.

Tarjetas de visita muy originales

En la actualidad, los softwares de edición y diseño gráfico son indispensables para el branding. Crear un logotipo y una identidad corporativa sin estos programas es ya impensable. Además, cada vez más se utilizan logotipos con movimiento o en 3D para las webs corporativas.

Para las tarjetas de visita, cada vez hay que ser más creativos. La clásica tarjeta con un fondo blanco y el nombre de la empresa ya es aburrida y no llama la atención de los clientes. Una idea muy original es hacer figuras impresas en 3D, como lo hizo la agencia holandesa Resoluut. Esta empresa sustituyó las clásicas tarjetas por figuras que representaban a los diseñadores gráficos que trabajaban en ella.

Read more

Cristal inteligente para proyectar infografías 3D

En un post anterior hablamos del futuro de las proyecciones en 3D, donde las gafas serán prescindibles. Y en esta ocasión, traemos una tecnología que bien parecería cosa de magia, pero que ya está comercializada y puede usarse. Se trata de los materiales electrocrómicos. Este avance permite que la infoarquitectura sea aún más sorprendente, además de los usos que se le puede dar en negocios y edificios.

¿Qué son los materiales electrocrómicos?

Se trata de vidrio, plástico o vinilo que se vuelve transparente u opaco con solo pulsar un interruptor. Esto se produce por su composición. Por ejemplo, el cristal inteligente se constituye por dos capas de vidrio en cada parte exterior y, entre ellas, hay varias capas de materiales transparentes. Estos últimos están conectados a una fuente de electricidad y, cuando se aplica tensión, la corriente los vuelve opacos.

Lo mejor para terminar de comprender el funcionamiento es verlo con nuestros propios ojos, así que en este vídeo podemos ver lo último en esta tecnología: los vinilos electrocrómicos.

¿Para qué se usa esto?

Para la arquitectura es un avance muy importante, ya que con ventanas de este material se puede ahorrar mucha energía. No sólo se controla la luz que pasa a través de la ventana, sino que se regula la temperatura del interior de un edificio. También puede resultar muy útil en las oficinas, sobre todo en las salas de reuniones, donde a veces se precisa de algo más de intimidad. Con ventanas como esta, solo se necesita pulsar un botón y ya no se podrá ver nadad a través de ella.

Pero lo que nos interesa a nosotros es el potencial de estos materiales para las exposiciones. Con un vinilo como el del vídeo, las presentaciones de infoarquitectura son mucho más impresionantes. Las infografías en 3D se asemejan más a los hologramas. Con esta tecnología captar la atención de los clientes e inversores se vuelve una tarea fácil.

Además, para los escaparates puede funcionar muy bien. En las inmobiliarias se puede aprovechar la luz del día para mostrar maquetas de construcciones y, al anochecer, volver el cristal opaco para proyectar en él infografías de nuevos proyectos de construcción y viviendas. Es interesante instalarlo en cualquier tipo de tienda física, ya que es un reclamo para el público y mejora la imagen de marca, haciéndola más innovadora y tecnológica.

Read more

Gracias al 3D se puede restaurar el patrimonio cultural

La tecnología y el diseño de renders forman parte del presente de cualquier estudio dedicado al 3D. Cuando hablamos de imágenes en tres dimensiones solemos imaginarnos mundos ficticios, edificios que aún no se han construido o personajes de películas infantiles. Sin embargo el 3D tiene muchas más utilidades, y una de ellas es reconstruir el pasado. Resulta muy útil para arqueólogos, escultores y restauradores poder tener una visión completa de un objeto que se ha roto con el paso del tiempo.

El trabajo de estos profesionales se facilita considerablemente gracias a la Restauración Virtual. El objetivo de esta disciplina no es otro que ilustrar la construcción de objetos con un valor patrimonial. La representación del aspecto original de estas piezas tiene fines científicos, pedagógicos o de divulgación. La restauración virtual de, por ejemplo, una escultura permite obtener un modelo tridimensional que muestra el resultado de la pieza una vez arreglada. Con esto también se hace una mejor elección de los materiales y los métodos de trabajo; y todo sin tocar el objeto real.

Para que la restauración virtual tenga un buen resultado, es necesario dividirla en, al menos, dos fases:

1. Anastilosis virtual

Es el proceso por el cual se recomponen las partes rotas del objeto que aún se conservan. Es decir, unir las piezas como si se tratara de un puzzle, fotografiarlas y trasladarlas al programa de edición 3D. Para ello, hay que tener especial cuidado en controlar la luz para mantener la tonalidad original, para que en la siguiente fase el trabajo resulte más sencillo y se obtenga un buen resultado.

2. Reconstrucción de los fragmentos perdidos

Tal y como se adivina en el título, se trata de diseñar virtualmente los trozos que faltan en el objeto. Es muy importante tener referencias que nos ayuden a completarlo. Ya sean fotos, cuadros, textos, piezas gemelas… Cualquier tipo de documento es válido para formar la idea de cómo debió ser ese objeto. Por ejemplo, si se quiere restaurar la cornisa de un edificio antiguo, posiblemente queden aún piezas de la misma, por lo que se tiene la imagen clara de cómo era originalmente.

Con todo este proceso ya realizado, se puede pasar a la restauración manual de la obra. En la pantalla del ordenador se ha podido comprobar cuál es el mejor material, los colores que se deben usar y cómo se debe proceder para no dañar las porciones que se habían conservado. Un enorme avance que no precisa la más mínima intervención en el objeto real. De esta forma, se evitan daños que procedan de la manipulación.

Uniendo la imagen virtual a otra tecnología, como son las impresoras 3D, todavía es menos necesario trastear la figura. Las piezas que faltan se pueden imprimir directamente y pegarlas en su lugar correspondiente. Claro que habrá que usar la “tinta” que más se asemeje a el objeto a restaurar.

La Restauración Virtual permite ahorrar costes tanto en el trabajo de restauración en sí, como en materiales y esfuerzo. Al conseguir un diseño al milímetro del resultado final, se evitan errores y se gana bastante tiempo.

Puede que a Cecilia Gimenez le hubiera venido bien conocer estos detalles antes de restaurar el eccehomo de Borja.

Read more

El futuro de las visitas virtuales no necesita gafas

Hasta ahora, las presentaciones en tres dimensiones de proyectos arquitectónicos o de nuevos productos han ido acompañadas de unas gafas de realidad virtual. Es un elemento llamativo y, este año, se ha visto en todas las ferias y congresos, sobre todo en las de arquitectura y las de turismo. Es cierto que es una herramienta muy útil, ya que impresiona y engancha al usuario a la marca, Además, consigue que la imagen de la empresa sobresalga entre las demás del mismo sector.

Pero claro, para poder vivir esa experiencia de realidad, de viajar a cualquier lugar sin moverte del sitio, es fundamental utilizar unas gafas o un casco. Pues bien, en un futuro no muy lejano los aparatos reproductores de realidad virtual van a pasar a un segundo plano. Gracias a la tecnología bautizada como Cinema 3D, será posible experimentar la sensación de tener algo inimaginable frente a ti, sin dispositivos de por medio, solo el ojo y la proyección.

El invento viene de manos de profesionales del Laboratorio de Ciencia Informática e Inteligencia Artificial del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en colaboración con el Instituto Weizmann y la Universidad del Sarre. Por ahora, el prototipo está enfocado al cine en 3D, pero si lo pensamos bien se puede aplicar a la realidad virtual.

Cinema 3D funciona mediante la autoestereoscopia. Suena a algo bastante complejo, ¿verdad? Pues la verdad es que se trata de una imagen plana, en dos dimensiones. Lo que cambia es la proyección y funciona porque lo que hace es engañar a nuestros ojos, y nuestro cerebro se lo cree. Es decir, la autoestereoscopia presenta dos imágenes en movimiento simultáneamente. Estas dos escenas son prácticamente iguales, solo que al ser percibidas a la vez por ambos ojos, da la sensación de profundidad y, por ende, la fantasía de estar ante una imagen en 3D.

Otra de las partes fundamentales para conseguir que esta tecnología funcione es otorgarle a cada píxel un punto de luz y dirigirla en diferentes direcciones. El proyecto elaborado por el MIT utiliza un equipo de más de 50 lentes y espejos capaces de realizar la magia. Ya ha podido disfrutar de este prototipo un pequeño grupo de espectadores. Aunque para que aterrice de lleno en las salas de cine todavía es pronto. Es difícil captar todos los puntos de visión que abarca un cine de la misma forma, y la pantalla grande también supone un problema.

Si a esto, le añadimos butacas con movimiento, ráfagas de aire, y un sonido totalmente envolvente, los cines parecerán cámaras de teletransportación. En un abrir y cerrar de ojos podremos ver, oír y sentir una proyección que nos trasladará a cualquier lugar real o ficticio.

Con este avance tecnológico estamos cada vez más cerca de los hologramas que salen en las películas de ciencia ficción. Sin gafas, ni ningún aparato externo; solo el proyector y el humano, que sentirá que casi puede tocar lo que está ante él.

Read more

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies